martes, 7 de agosto de 2018

Árboles muertos, negocio millonario

Los árboles muertos se han convertido en un negocio millonario en California.
 
Millones de árboles han muerto en los bosques de California en los últimos años. La principal responsable ha sido la sequía que por 5 años ha golpeado al estado y que ahora parece remitir. Otras causas han sido enfermedades y plagas como la que causa la muerte repentina del roble.
Pero esta tragedia ecológica tiene su lado positivo: el lucrativo negocio de retirar los troncos y cortar la leña.
 
El Servicio de Bosques de Estados Unidos había contabilizado 66 millones de árboles muertos y el estado necesitaba ayuda para retirarlos del terreno.
 
"Los árboles muertos o moribundos a lo largo de las autopistas del estado son un peligro, no sólo para la vía sino para los conductores y pasajeros. En medio de la noche no puedes ver esos troncos al lado de la carretera o quizá no veas cómo se caen.
 
"Además, suponen una amenaza de incendio. Por todas estas razones es importante que retiremos la mayor cantidad posible de árboles con los fondos que tenemos", añadió el Departamento de Transporte de California (CalTrans).
 
El problema se agravó y en 2016 el gobernador de California, Jerry Brown, aprobó un decreto de emergencia con el que destinó millones de dólares a la tala de árboles muertos.
 
El Servicio Forestal también invirtió millones de dólares para retirar árboles y troncos caídos, al igual que dos empresas de servicios: Southern California Edison y Pacific Gas and Electric. Estas compañías están preocupadas de que los árboles interfieran en los cables que suministran electricidad a miles de negocios y hogares.
 
"Hay que estar en buena forma física para trepar por los árboles y usar una motosierra seis o siete días a la semana". "Cortar leña es uno de los trabajos más peligrosos en Estados Unidos", se lee en un folleto de la Administración de Seguridad y Salud Laboral de EE.UU.
 
La situación es próspera no sólo para los nuevos empleados sino para los dueños de negocios inmobiliarios. Los trabajos son estables para los próximos años, pese a que la sequía en California parece estar en retirada con las lluvias de los últimos meses.
 
La escala de la devastación es sorprendente incluso para los trabajadores del Servicio Forestal y del Servicio Geológico de EE.UU.: son más de 32.000 kilómetros cuadrados de muerte en los bosques montañosos de California.
 
"Nos va a llevar meses y meses completar el trabajo, ya que los bichos siguen matando árboles", le dijo al diario estadounidense The Washington Post Len Nielson, empleado de Cal Fire, una oficina estatal que combate los incendios forestales.
 
Los incendios que se propagan entre árboles muertos son otra razón para retirarlos. "Esto no ha pasado nunca antes en California, no a este nivel", añadió Nielson. "En casa miro por la puerta de atrás y veo miles y miles de árboles muertos".

martes, 10 de julio de 2018

Países que gestionan bien los bosques

Una vuelta al mundo por algunos de los lugares que han conseguido hacer una gestión sostenible de sus bosques y aumentar su producción agrícola sin reducir la superficie forestal.
 
Hay más de 20 países que han conseguido hacer una gestión sostenible ejemplar de sus bosques y que, a ojos de la FAO, son casos de éxito. Son aquellos que entre 1990 y 2015 consiguieron el difícil equilibrio de aumentar la producción agrícola sin disminuir sus terrenos forestales. Estos son algunos de ellos:
 

Costa Rica

Nuestro primer viaje nos lleva a las verdes tierras de Costa Rica que, con un territorio que representa menos del 1% del planeta, alberga alrededor del 4% de toda la biodiversidad conocida en el mundo. Costa Rica posee bosque seco, páramo, bosque húmedo, selva virgen y manglar, repartidos en 169 áreas protegidas. Pero por debajo de la imagen paradisíaca, la explotación del medioambiente y el aumento desrnfrenado de la actividad turística hicieron que en la década de los cincuenta y hasta los noventa los índices de deforestación se situaran entre los más altos del mundo.

Chile

Seguimos en América Latina, pero ahora aterrizamos en Chile, en la provincia de Osorno, donde los mapuches, los indígenas que desde tiempos ancestrales habitan estas tierras, mantienen una relación muy estrecha con la naturaleza. Ellos se consideran parte de la tierra, no dueños de ella, y por eso la cuidan y la respetan.

Gambia

Cambiamos de continente y de los bosques nativos de Chile llegamos a Gambia, el país más pequeño del África continental, con una superficie equivalente a la de la región de Murcia (10.000 kilómetros cuadrados). Como en el caso de Costa Rica, la elevada deforestación y la transformación de los bosques en sábanas de arbustos obligó a la Administración a cambiar las políticas forestales para que el efecto no fuese irreversible. Ello tenía una base lógica: la mayoría de los gambianos vive cerca de los bosques y subsiste gracias a sus recursos.

Ghana

Seguimos en África, y de Gambia pasamos a Ghana, bañado por las aguas del Océano Atlántico y con más de 200 reservas forestales llenas de bosques considerados sagrados por la población. Ghana, con una meta de crecimiento de la producción agrícola del 6%, basó su modelo en mejorar el acceso a los alimentos de la población gracias a unas inversiones que han duplicado la productividad de los cultivos, en lugar de basarse en la expansión de la tierra.

Georgia

Continuamos la vuelta al mundo y volvemos a saltar de continente para hacer ahora parada en Georgia, un país situado en el límite entre Europa y Asia, y donde se encuentra una biodiversidad sorprendente que engloba más de 400 especies de árboles y arbustos. Su belleza paisajística fue admirada por escritores como Alejandro Dumas y León Tolstoi, pero la deforestación terminó arrasando con ese paisaje de ensueño y secó los suelos fértiles.

Túnez

Llegamos a Túnez y su bosque mediterráneo, mucho más seco que el de España, con una baja producción maderera y muy vulnerable al fuego. Como en casos anteriores, este modelo ha apostado por poner en el centro de las políticas al hombre y su relación con el bosque. No ha sido fácil: tradicionalmente en Túnez los habitantes de los bosques han sido vistos como obstáculos hacia un desarrollo más sostenible por culpa de las prácticas dirigidas a favorecer su subsistencia.

Vietnam

Avanzamos ahora por territorio asiático y hacemos una última parada en el bosque de Dong Bu, un espacio de 250 hectáreas situado en Vietnam, donde un grupo de familias muy unidas al bosque recibe formación sobre métodos de cultivo y protección del entorno. Después de dicho entrenamiento, las familias tienen derecho a usar el bosque y la tierra, pero también están obligadas a firmar con las autoridades un documento por el que se comprometen a cuidar de la zona.
Fuente y noticia completa en: El País

viernes, 29 de junio de 2018

La defensora de los árboles de Abiyán

Adrienne Soundele se define como "gente de selva". Residente en Abiyán, capital económica de Costa de Marfil, nació en una ciudad al sureste del país donde su madre tenía plantaciones. Su amor por los árboles le viene desde muy pequeña y de familia, pero fue en 2008 cuando convirtió su pasión en activismo. Aquel año falleció su tío abuelo, que había creado la Fundación Soundele Konan en 2003. Ella tomó las riendas y la relanzó. Desde entonces, además de hacerse cargo de sus negocios inmobiliarios y plantaciones de cacao, libra una batalla contra la deforestación.
 
Costa de Marfil ha perdido 2,1 millones de hectáreas de bosque entre 2001 y 2016, según datos de Global Forest Watch. Esto supone una disminución del 14,1% de su masa forestal en 15 años. "Hay talas e incendios provocados. Y desde que empezaron a desaparecer las selvas por el cambio climático, ha empeorado la calidad del aire", explica Soundele en su domicilio mientras muestra diapositivas sobre la labor de la fundación que dirige.

"No nos damos cuenta de que, cuando hace sol o llueve, nos reguardamos bajo un árbol. Los necesitamos", afirma rotunda. Con este sencillo pero contundente argumento esta mujer de sonrisa enorme trata de convencer a todo el mundo, desde el presidente su país hasta los niños en las escuelas, de que hay que esforzarse más en la tarea de preservar el medio ambiente. "Lo malo es que no nos apoyamos mucho en las evidencias científicas; si lo hiciéramos, nos iría mejor", apostilla, y pasa de diapositiva.
 
“Aquí plantamos 100 árboles”, comenta sobre una de las imágenes. Además de las campañas de sensibilización, la fundación reforesta allí donde los expertos recomiendan hacerlo. Normalmente, añade, siembran teca. "Crece mucho y en seis meses algunos de los árboles ya son grandes. Aquí la tierra es buena", anota. En el norte arraiga mejor el karité. Su preferido, sin embargo, es el makoré. “Sus frutos gustan mucho a los elefantes que, cuando defecan, crean abono para el propio árbol, y este sigue creciendo”, argumenta.
 
Las plantaciones a veces son hechas con el apoyo de vecinos voluntarios; otras, son escolares quienes realizan la tarea como actividad de sensibilización. “Los niños lo hacen siempre bajo la supervisión del profesor de Ciencias Naturales”, aclara. "A los colegios vamos con una caravana y plantamos en zonas degradadas por la construcción; así hemos hecho un cinturón verde a la ciudad", detalla. Con estas campañas, la fundación ha reforestado más de 522 hectáreas.
 
Para concienciar a los más pequeños, también desarrollan otras iniciativas. "Al final de año convocamos un concurso para premiar al mejor dibujo de un árbol”. A la niña que ganó la última edición le regalaron una cámara de fotos, relata Soundele. "También organizamos excursiones a jardines botánicos". En 2013, la organización lanzó un proyecto para explicar a los críos la relación entre la vegetación y la calidad del aire, y enseñarles cómo podían comprometerse en la preservación del medio ambiente con pequeñas acciones. “La fundación ayudó a los profesores a elaborar un libro didáctico para transmitir esta educación”, continúa con pasión.

martes, 19 de junio de 2018

Árboles vs fútbol

Tala un árbol cincuentenario frente a su cafetería e instala una pantalla para ver el Mundial.
 
El pequeño pueblo serrano de Prado del Rey, en Cádiz, amaneció el jueves indignado con el propietario de la Heladería Cafetería Leo, situada en la calle Teniente Peñalver, por haber talado por su cuenta y riesgo un naranjo cincuentenario de los que engrosaban ambas aceras de la calle, desde hace más de cincuenta años. "Algunos ejemplares tienen más de cien, y son los que además de dar sombra a la calle, la hacen especial", explica el alcalde, José Ramón Becerra.
 
La calle es la principal arteria comercial y de hostelería de esta pequeña localidad gaditana que, como todas las de España, se preparaba para el partido del Mundial entre España y Portugal del pasado viernes. Como en muchos lugares, los hosteleros proceden a instalar pantallas en sus fachadas -habitualmente sin sonido- para que la clientela siga los partidos desde la zona de veladores. En el caso de Prado del Rey y en esta calle en particular, entre las fachadas de los establecimientos y la fila de naranjos hay espacio para una mesa y cuatro sillas, que no debieron parecerle suficientes al propietario de la heladería cafetería.

Con nocturnidad y una motosierra

En el pueblo no se habla de otra cosa: que la tala, "con una motosierra y a las doce de la noche, cuando todos supuestamente dormíamos", denuncia un vecino, "fue para colocar en la fachada la pantalla desde la que seguir los partidos del mundial", comenzando por el más mediático: el de España. Desde una de las farmacias del pueblo indican a ELMUNDO.es que "eso es lo que dicen: que lo taló por el Mundial. Y lo cierto es que tras cortarlo, la pantalla la pusieron". El alcalde declara a este diario que está indignado. "Mundiales de fútbol hay cada cuatro años y esto no había pasado nunca".
 
El sentir entre los otros establecimientos de la calle es unánime. "Aquí a quien más y a quien menos le molesta más o menos uno de los naranjos, porque quede cerca de una ventana o de una puerta, pero lo que no se puede hacer es tocar el naranjo. No se pueden saltar las ordenanzas", sostiene una vecina, que incide en que "no van a decir que lo talaron para el mundial, pero la pantalla la pusieron".
José Ramón Becerra explica que a las 8 de la mañana la Policía Local constató la tala del ejemplar. "Al talarlo, se ha incumplido la ordenanza de convivencia y la de protección del arbolado. Y el árbol no estaba seco, como ha declarado la familia que lleva la cafetería. Porque han dejado las raíces y el tocón y éste está en perfecto estado. EL árbol estaba sano, y de no ser así, lo sabríamos. Y aun estando enfermo, un vecino no puede cortar un árbol porque esa decisión le corresponde al Ayuntamiento" tras el correspondiente informe de los técnicos municipales.
 
El edil serrano incide en que lo acaecido "tiene indignado al pueblo y al ayuntamiento", que ya estudia las sanciones que le interpondrán en virtud del expediente sancionador que ya le han abierto al propietario del local. Los operarios municipales han procedido a retirar el tocón y las raíces del ejemplar y han adquirido un nuevo naranjo "aunque no de la envergadura del que hemos perdido". Además de la multa, el propietario del Bar Cafetería Leo tendrá que afrontar los costes de la adquisición del nuevo naranjo y el de los trabajos que requiere tanto la extracción del antiguo como los de reposición del nuevo. Desde el establecimiento han rehusado a hacer declaraciones, más allá de un lacónico "ya hay un nuevo árbol puesto".
Fuente: El Mundo

viernes, 8 de junio de 2018

Beneficios de los árboles en la ciudad

Los bosques urbanos son filtros para la contaminación y pueden rebajar la temperatura del aire.
Fuente: Este gráfico aparece en el sexto libro de la colección El estado del planeta, editada conjuntamente por la FAO y EL PAÍS.