martes, 19 de junio de 2018

Árboles vs fútbol

Tala un árbol cincuentenario frente a su cafetería e instala una pantalla para ver el Mundial.
 
El pequeño pueblo serrano de Prado del Rey, en Cádiz, amaneció el jueves indignado con el propietario de la Heladería Cafetería Leo, situada en la calle Teniente Peñalver, por haber talado por su cuenta y riesgo un naranjo cincuentenario de los que engrosaban ambas aceras de la calle, desde hace más de cincuenta años. "Algunos ejemplares tienen más de cien, y son los que además de dar sombra a la calle, la hacen especial", explica el alcalde, José Ramón Becerra.
 
La calle es la principal arteria comercial y de hostelería de esta pequeña localidad gaditana que, como todas las de España, se preparaba para el partido del Mundial entre España y Portugal del pasado viernes. Como en muchos lugares, los hosteleros proceden a instalar pantallas en sus fachadas -habitualmente sin sonido- para que la clientela siga los partidos desde la zona de veladores. En el caso de Prado del Rey y en esta calle en particular, entre las fachadas de los establecimientos y la fila de naranjos hay espacio para una mesa y cuatro sillas, que no debieron parecerle suficientes al propietario de la heladería cafetería.

Con nocturnidad y una motosierra

En el pueblo no se habla de otra cosa: que la tala, "con una motosierra y a las doce de la noche, cuando todos supuestamente dormíamos", denuncia un vecino, "fue para colocar en la fachada la pantalla desde la que seguir los partidos del mundial", comenzando por el más mediático: el de España. Desde una de las farmacias del pueblo indican a ELMUNDO.es que "eso es lo que dicen: que lo taló por el Mundial. Y lo cierto es que tras cortarlo, la pantalla la pusieron". El alcalde declara a este diario que está indignado. "Mundiales de fútbol hay cada cuatro años y esto no había pasado nunca".
 
El sentir entre los otros establecimientos de la calle es unánime. "Aquí a quien más y a quien menos le molesta más o menos uno de los naranjos, porque quede cerca de una ventana o de una puerta, pero lo que no se puede hacer es tocar el naranjo. No se pueden saltar las ordenanzas", sostiene una vecina, que incide en que "no van a decir que lo talaron para el mundial, pero la pantalla la pusieron".
José Ramón Becerra explica que a las 8 de la mañana la Policía Local constató la tala del ejemplar. "Al talarlo, se ha incumplido la ordenanza de convivencia y la de protección del arbolado. Y el árbol no estaba seco, como ha declarado la familia que lleva la cafetería. Porque han dejado las raíces y el tocón y éste está en perfecto estado. EL árbol estaba sano, y de no ser así, lo sabríamos. Y aun estando enfermo, un vecino no puede cortar un árbol porque esa decisión le corresponde al Ayuntamiento" tras el correspondiente informe de los técnicos municipales.
 
El edil serrano incide en que lo acaecido "tiene indignado al pueblo y al ayuntamiento", que ya estudia las sanciones que le interpondrán en virtud del expediente sancionador que ya le han abierto al propietario del local. Los operarios municipales han procedido a retirar el tocón y las raíces del ejemplar y han adquirido un nuevo naranjo "aunque no de la envergadura del que hemos perdido". Además de la multa, el propietario del Bar Cafetería Leo tendrá que afrontar los costes de la adquisición del nuevo naranjo y el de los trabajos que requiere tanto la extracción del antiguo como los de reposición del nuevo. Desde el establecimiento han rehusado a hacer declaraciones, más allá de un lacónico "ya hay un nuevo árbol puesto".
Fuente: El Mundo

viernes, 8 de junio de 2018

Beneficios de los árboles en la ciudad

Los bosques urbanos son filtros para la contaminación y pueden rebajar la temperatura del aire.
Fuente: Este gráfico aparece en el sexto libro de la colección El estado del planeta, editada conjuntamente por la FAO y EL PAÍS.

viernes, 25 de mayo de 2018

8 arboles ideales para plantar en la acera

Plantar un árbol en la acera es una gran manera de contribuir al mantenimiento del medio ambiente y la biodiversidad en la ciudad. Los arboles en las ciudades actúan como enorme filtros de la polución, son hogar para aves, ardillas y otros animales e insectos, bajan la temperatura de las ciudades y hasta son capaces de crear lluvia. Sin embargo, al elegir plantar un árbol en la acera hace falta prestar atención a algunos factores clave. Entre los principales son: el tipo de raíz, el tamaño de los árboles, el origen y si la especie es fructífera o no.
 
Por ejemplo en los espacios públicos no se utilizan especies con frutos pesados, que pueden causar accidentes a los peatones,o son tan grandes como para bloquear las farolas o causar daños a los cables eléctricos o el pavimento. En la elección de árboles urbanos, lo ideal es que en zonas con cableado convencional se utilicen especies de pequeño tamaño, cuya altura no exceda de seis metros. Salvo que sea en zonas con aceras de más de tres metros de ancho donde se puede elegir especia más altas, otro aspecto no menor es tener en cuenta el tamaño de la copa y de las raíces del mismo, que suelen ocupar lo mismo que la copa pero bajo el suelo.
 
También es importante respetar el bioma de la región y plantar especies nativas, que ya está adaptadas al clima local y no ocasionan problemas con la biodiversidad del lugar.
 
En Europa algunas de las especies más usadas no son locales, pero ya llevan tanto tiempo siendo usadas en las ciudades que han pasado a serlo de alguna forma.
 
En esta lista le voy a dejar de las más comunes en ciudades de España y sus características.
 
Acer campestre «Elsrijk», arce
Es una especie piramidal, de tamaño medio y copa muy tupida. Se adapta varios tipos de suelo y es resitente a las plagas más comunes.
Fagus sylvatica «Dawyck», haya
Si bien es un árbol muy alto, su crecimiento es casi todo vertical no ocupando más de tres metros hacia los lados, lo que lo hace una buena opción. Precisa suelos con buen drenaja y mantillo, y un área descubierta, grande ya que sus raíces son más bien superficiales.
Quercus robur «Fastigiate Koster», roble
Ideal para calles estrechas, su copa esta en 3 a 5 metros y su altura de 10 a 15, sus raíces son profundas y poco superficiales.
Populus simonii «Fastigiata», álamo
Fácil de propagar y de crecimiento rápido, alcanza unos 10 metros de altura y su copa no es muy ancha, ideal para suelos arcillosos.
Tilia cordata «Rancho», tilo
Un todo terreno, crece en cualquier tipo de suelo, tolera la sequía. De copa no muy ancha alcanza los 10 metros de altura aproximadamente y en primavera desprendo una aroma dulce y relajante.
Platanus × hispanica, plátano
El más popular árbol de acera en el mundo o en España al menos, también conocido como plátano de sombra. Crece rápido y su copa es muy grande, se mantiene en base a podas, y su fruto es causante de grandes problemas de alergia y problemas en los ojos, debido a la pelusa que genera.
Ulmus «Columella», olmo
Tolera una buena cantidad de suelos, crece unos 15 o 20 metros, su copa es estrecha.
Populus simonii «Fastigiata», álamo
El álamo es de copa estrecha y aunque crece en vertical inicialmente, con el tiempo se va ensanchando. Crece entre 10 a 15 m de altura. Ideal para terrenos arcillosos y arenosos, debido a su poco peso y resiste también los terrenos muy húmedos.
Las palmeras también suelen una excelente elección sobre todo por que son muy eficientes a la hora de limpiar los aires contaminados.
Aunque lo importante es plantar en la ciudades y fueras de ellas este mundo lo único que en verdad necesita son más arboles.

domingo, 11 de febrero de 2018

Aclareo de pinos para mitigar los efectos del cambio climático

Científicos de Granada avalan el aclareo de pinos para mitigar los efectos del cambio climático.
 
Científicos del grupo de investigación 'Formación y Degradación del suelo' de la Universidad de Granada y del Centro Ifapa Camino de Purchil han determinado la cantidad de nutrientes que aporta al suelo la caída de acículas de pino carrasco.
 
Con ello, obtienen nuevos datos para simular los efectos del aclareo, una práctica de gestión forestal en zonas semiáridas considerada una de las principales estrategias de adaptación y mitigación del cambio climático, según detalla en una nota la Fundación Descubre.
 
Esta técnica, habitual en el clima mediterráneo, consiste en cortar y retirar árboles con el fin de reducir la cantidad de pinos inicialmente plantados. Además, estudios científicos previos han comprobado que disminuye el riesgo de incendios.
 
Otras de las ventajas del aclareo apuntan a la reducción del estrés por sequía y la mejora del estado nutricional de los árboles al disminuir la competencia por los recursos cuando la densidad es muy alta.
 
En este sentido, los investigadores han evaluado cómo influye el aclareo en el ciclo de nutrientes de una plantación de pino carrasco realizada en tierras agrícolas abandonadas (forestación). Este proceso natural constituye la principal vía de entrada de alimento de los ecosistemas forestales.
 
Entre las conclusiones de este trabajo, recogidas en el artículo, publicadas en la revista Forest Ecology and Management, los investigadores han señalado que aunque inicialmente el aclareo reduce la cantidad de nutrientes que caen al suelo, con el paso del tiempo esas diferencias tienden a desaparecer.
 
Pinos con las macetas colocadas al azar para la recogida del desfronde.
Además, y tras tres años de estudio, este equipo de científicos ha certificado que la intensidad del aclareo no influye en la estacionalidad de la caída de las hojas.
 
"En el clima mediterráneo, la entrada de nutrientes mediante la caída de acículas se produce fundamentalmente en verano. De hecho, en todas las intensidades de aclareo evaluadas esta estacionalidad no ha cambiado", explica a la Fundación Descubre la investigadora de la Universidad de Granada Carmen Segura.
 
Los expertos han empleado esta técnica en una forestación de pino carrasco en el Cortijo del Conejo, una zona experimental cercana a Guadix y monte público propiedad de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.
 
Para verificar los resultados de este trabajo, aplicaron tres intensidades de aclareo sobre una superficie de pinos carrasco. En concreto, correspondían a la retirada del 48, 60 y 70 por ciento de los árboles y lo compararon con un área control, es decir, una zona en la que dejaron sin eliminar ningún ejemplar.
 
"Hemos comprobado que donde hay más árboles por unidad de superficie, es decir, donde no se ha realizado ningún aclareo, caen más hojas y la cantidad de nutrientes aportada al suelo es también mayor.
 
"Sin embargo, esta tendencia va desapareciendo con el tiempo y entran cantidades similares de nutrientes a intensidades de aclareo intermedias", especifica la responsable del estudio. Asimismo, los expertos defienden la práctica del aclareo de forma planificada.
 
Mejor con menos densidad de árboles.
 
"Teniendo en cuenta que reduce la competencia entre los árboles y que es una medida que incrementa la resiliencia de las masas forestales al cambio climático, desde el punto de vista del ecosistema resulta más favorable realizarlos que mantener las forestaciones con una densidad muy alta de árboles", afirma Segura.

jueves, 21 de diciembre de 2017

Más viejo que las pirámides de Egipto

EE UU no desvela el emplazamiento de un árbol de 5.067 años para evitar que sea dañado.
 
En 1964, un geólogo llamado Donald Currey descubrió el árbol más viejo de la Tierra después de matarlo. Currey se encontraba en el Pico Wheeler (Nevada) para desarrollar una línea de tiempo glacial de la zona y, para ello, se dedicó a contar los anillos de Pinus longaeva, el pino longevo. En su estudio utilizó una especie de perforador para sacar muestras de los troncos, pero en uno de ellos - etiquetado como WPN-114, apodado como Prometeo - se le quedó atascado. Currey avisó al Servicio Forestal, que taló el árbol titánico para recuperar el aparato. Cuando el científico empezó a contar los anillos se dio cuenta del error que había cometido. En un artículo para la revista Ecology escribió: "Se puede concluir tentativamente que WPN-114 comenzó a crecer hace unos 4.900 años". Currey, sin saberlo, había matado un árbol de 4.844 años. El árbol más viejo datado hasta ese momento.
 
La muerte de Prometeo enojó a prensa y público, pero por otro lado alentó la creación del Parque Nacional de la Gran Cuenca que protege los pinos longevos; no se puede talar ni recolectar su madera. Los Pinus longaeva también crecen en Utah y California donde habita el ejemplar con más años. En las Montañas Blancas sigue vivo - quintuplicando su tocayo bíblico - Matusalén, de 4.850 años de edad. Pero aún hay otro más viejo que Matusalén.
 
El top del ranking es presidido por un árbol sin nombre de 5.067 años. Estos árboles ya existían antes que los egipcios construyeran las primeras pirámides, por eso su ubicación es un secreto. El Servicio Forestal de Estados Unidos se niega a revelar sus coordenadas exactas para evitar vandalismos (de hecho, no hay ni imágenes). Ciertamente, sería una aberración encontrar los nombres de una pareja pasajera tatuados en la corteza de estos árboles milenarios.
 
Los pinos longevos residen en altas altitudes por encima de los 3.000 metros, en tierras áridas y rocosas azotadas por gélidos vientos. A lo largo de los años, estas condiciones adversas los han convertido en una especie curtida, fuerte y, sobre todo, duradera. Paradójicamente, la naturaleza - como si fuera un escultor macabro - les ha otorgado un aspecto moribundo. El tronco retorcido está cubierto por una capa gruesa de resina que lo protege de la putrefacción, de parásitos y hongos. Por el contrario, el chispazo de un relámpago puede prender la corteza resinosa.